Síntomas de la escoliosis

//Síntomas de la escoliosis

Síntomas de la escoliosis

Si cree usted que un ser querido o usted mismo podría tener escoliosis, hay algunos síntomas comunes que debe tener en cuenta.

En adolescentes y niños pequeños, los signos más obvios suelen ser cambios en la postura y la simetría y apariencia de la espalda, los hombros, los omóplatos o las caderas. A veces un vestido o chaqueta puede parecer que cuelga de manera desigual, o puede notar que la distancia entre un brazo y el torso es mayor que en el lado opuesto. Las costillas u omóplatos pueden sobresalir más en un lado de la espalda que en el otro. También puede manifestarse como problemas con el caminar y la marcha.
Cuando camina, normalmente los brazos oscilan hacia adelante y hacia atrás. Si los brazos se mantienen rígidos por un lado durante la marcha, esto puede ser un signo de escoliosis. La única forma en que se puede diagnosticar con precisión la escoliosis es a través de una radiografía, por lo que si ve estos signos, siempre es mejor programar una consulta con un profesional de la salud.

Además de los cambios en la postura, la escoliosis puede causar alteraciones en la función pulmonar, dolor en el cuello, la espalda o las piernas, dolores de cabeza, dificultad para dormir y tensión muscular. También es frecuente que las mujeres con escoliosis tengan ciclos menstruales irregulares. En algunos casos, la escoliosis puede causar problemas con la digestión y la función intestinal adecuada. Mientras que esto puede parecer extraño desde un punto de vista médico, los quiroprácticos entienden que los nervios que conducen desde el cerebro a sus órganos y que recorren a través de su columna vertebral con escoliosis, a veces pueden causar problemas en estos órganos.

Los quiroprácticos CLEAR están capacitados para abordar y aliviar muchos de los síntomas de la escoliosis que están relacionados con estas disfunciones de la columna vertebral.

Durante muchos años se creyó que la mayoría de los casos de escoliosis no causaban problemas de salud. Algunos médicos aprendieron esto en la Universidad y todavía hoy lo creen así. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que incluso los casos leves de escoliosis pueden reducir la capacidad del cuerpo para hacer ejercicio y realizarse en todo su potencial.

También se creía que la escoliosis no causaba ningún dolor. Si bien es cierto que algunas personas que viven con escoliosis incluso grave no tienen dolor, también es verdad que en ocasiones los casos leves de escoliosis pueden ser dolorosos.

La escoliosis puede causar dolor en el cuello, espalda, caderas, piernas y pies. Normalmente, este dolor es causado por músculos sobrecargados o desequilibrios en la columna vertebral. Sin embargo, hay algunos tipos de dolor que pueden indicar algo más peligroso. Siempre es importante informar a su médico si tiene algún dolor para que pueda evaluarlo correctamente y determinar la causa exacta.

Otro cambio interesante que puede ocurrir en personas con escoliosis ocurre con la capacidad del cuerpo para equilibrar con los ojos cerrados. La capacidad de su cuerpo para reconocer su propia posición, sin señales visuales, se llama “propiocepción”. Las personas con escoliosis pueden tener problemas con su propiocepción, lo que puede afectar a su equilibrio y coordinación.

En general las personas sanas pueden estar de pie sobre una pierna con los ojos cerrados durante 30 segundos. Si tiene dificultades para hacer esto, su sistema propioceptivo podría verse afectado. Aunque esto no necesariamente significa que usted tenga escoliosis, es uno de los factores que los médicos de CLEAR evalúan y abordan.

Los quiroprácticos tienen una amplia experiencia en el diagnóstico de problemas con la postura y la columna vertebral. Conviene hacerse una revisión de la escoliosis si nota problemas posturales o desequilibrios en los músculos de la espalda. Mientras que un examen físico puede sugerir la presencia de escoliosis, sólo una radiografía puede decir con certeza si un individuo tiene o no escoliosis.

 

Ver el artículo original de CLEAR Institute
2017-05-05T14:27:02+00:00